jueves, 27 de diciembre de 2018







 Queridos amigos, en estos días de fin del año 2018 de la era cristiana, en los que el asunto político en la Península Ibérica tiene sus "cosillas", aunque en Europa, la cosa no pinte mejor y a nivel del Planeta Tierra, la cosa no va mejor.
 En España, ha sucedido lo de siempre, sin contar lo que pasará en el futuro con relación a las fuerzas políticas. La izquierda, como siempre dividida. Deben leer mucha historia de España, y la deben comprender bien, pués lo de los reinos de Taifas, lo siguen aplicando a rajatabla. En la izquierda hay demasiados iluminados, que solo cooperan si sus ideas son obedecidas, bendecidas y no contestadas. Todo muy democrático, pero deberían aplicarlo en la república independiente de su casa, si el general en jefe les da permiso.
 La derecha, para seguir mangoneando, se inventa la división, que a la hora de la verdad no es tal. Los asesores financieros mundiales, se les nota mucho que tienen "pasta", para fichar lumbreras en el ámbito de la manipulación de masas, lumbreras salidos del pueblo "manipulable".
 TRISTE-
 Lo de Europa, !que queréis que os diga¡, no se diferencia mucho de la península Ibérica (con permiso de Portugal), donde unos de origen ario, quieren manejar al resto con reminiscencias moras. Mientras la cosa le ha ido bien, miel sobre hojuelas pero cuando ha empezado a llover, se han llevado el paraguas. Eso si, con la complicidad de jefes, subjefes y chupatintas de los "demócratas".
 Lo de la Tierra, nunca ha tenido nombre.Es lo mismo anteriormente referido pero a nivel global, palabreja ya casi gastada, por según quien la use y para qué, porque hay globalizantes y anti, aunque solo sea para sus cosillas.
 Conclusión, provisional, cada vez somos mas egoístas y menos solidarios.
 Me gustaría ver a todos cuando les llegue la hora de rendir cuentas. Seguro que las disculpas, darian lugar a un diccionario enorme incluso no conocido y algo inédito.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario