miércoles, 5 de diciembre de 2012

FELICES FESTAS, POR ANTICIPADO.





 Llegan los tiempos de fin de año. Son tiempos, eran, en los que las familias acostumbraban e repartirse entre sí, la miseria en la que estaban inmersos.
 Eran años duros en algunos sentidos, no en todos. Salvo deshonrosas excepciones, la gente era solidaria con el vecino. Claro que ya de aquella había los falangistas y los que vendían a su padre por absolutamente nada, solo por quedar bien con las llamadas fuerzas vivas.
 Bien situados los amigos lectores, (como decía alguien, tú desocupado lector), vamos a lo que queríamos ir.
 Llegan estas fiestas, y pensando en aquellos tiempos, la memoria de un viejo que todavía la conserva y quiere hacer buen uso de la misma, pensando en aquello, recuerda:
 Día veinticuatro de Diciembre. En Val dos Marcos había caído una nevada en los días precedentes, que para caminar por “os camiños”, hiciese falta ponerse leguis o borceguíes como también les llamaban. Los Chavales cuando salíamos hasta “As Airas das Pirlas”, o a la “Escaleira da tia Inxinia”, debíamos ir pisando sobre las huellas de los mayores, enterrando nuestra piernas hasta un poco mas de las rodillas.
 Llegaba la noche de Navidad. Era noche de cena fuera de lo común. Se hablaba de algo llamado turrón que al parecer se comía en las mesas, algunas, de las grandes ciudades. Ya digo se hablaba de él, pero nadie sabia como era. Decían que lo había duro y blando, que era dulce y que era típico de la Navidad. Se nos llenaba la boca de agua pensando en él y en aquellas mesas pantagruélicas en las que había de todo.
 A la hora de cenar, nos conformábamos, y Dios nos las diera ahora, con unas buenas “chouriças” algún otro producto de aquellos cerdos cebados con castañas. y, sobre todo, con aquellas “esterroxas”, recién fritas por nuestras madres, normalmente con pan de “centeo” anormalmente con “pantrigo” y con el aditivo de aquellas gallinas que eran capaces de volar mas de cien metros seguidos. Cosa vista por un servidor, su progenitor y un tío. Cierto es que la “pita”, escapaba de las garras de una águila que la quería de aperitivo.
 ¡Nunca he comido ningún postre que hubiese satisfecha tanto mi paladar!
 Cuando llegaron las fechas de Reyes, la cosa también tenia su… aquello. Se hablaba siempre de lo que traerían, cosa fomentada por “las maestras” de la época.(Eran todas de la sección femenina)
 Todos los años, sin excepción, siempre pasaba lo mismo. Los hijos de los Guardias Civiles presumían de que le iban a traer esto y aquello, cosa que se quedaba siempre en lo mismo de cada año; una imitación de un camión de hojalata, que sus padres guardaban de un año para otro. A mi lo que más me gustaba eran un par de gallinas de latón pintadas con los colores de las plumas muy vivos, y puestas de una manera muy ingeniosa de forma que parecía que estaban picoteando sobre un recipiente con grano, y que gracias a un artilugio que las hacia moverse, parecía que comían, pero lo mas de los más, era que hacían el mismo ruido que una gallina cuando comía entre pasillos y sobre el piso de madera de castaño.
 Con aquellas cosas éramos felices y al día siguiente ya todo había sido olvidado. Volvíamos a nuestras rutinas.
 De aquello ha quedado una cosa; que éramos amigos. Estábamos dispuestos a cualquier cosa por los amigos y nosotros, de manera personal, no importábamos nada. El importante era el amigo.
 Con el tiempo eso se fue al carajo. Como decía alguien que yo me sé” el que tenga oídos para oir, que oiga”.
 Si se me olvida por aquellas fechas : QUE TENGAIS UN EXCELENTE SOLSTICIO DE INVIERNO Y QUE LOS REYES OS TRAIGAN “ESTERROXAS” DE LAS DE ANTES.

10 comentarios:

  1. Jjejeje Con que los reyes (o sus allegados) no se lleven nada (más) yo ya me doy por satisfecho.
    Un abrazo, Xabres

    ResponderEliminar
  2. Si que foches lixeiro para felicitar as festas.
    Tamén en Arbo toman de postre de Nadal as tostadas de viño.
    Bo Nadal !.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Mellor pronto que nunca, que todo podería pasar.
      Unha aperta

      Eliminar
  3. jajaja qué coñero es. Unha ledicia lerte,pero mira ti que non teño nin idea do que son as esterroxas.
    Bo Nadal e forte aperta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coido que en castelan chamanse torrijas.
      Unha aperta

      Eliminar
  4. Ahhhhhhh gracias, Xabres,nunca ouvira esa palabra. Nós dicimos torradas,
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
  5. Ohma, pola Xeabra e as Frieiras, as torradas son iso:pan torrado (asado) as brasas.
    As esterroxas coido que son pan enchumbado en leite e ovo logo frito e con zucre enriba unha vez fritido.
    Non son demasiado experto en cousas de doces.
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
  6. Pois eu (e creo que unha tal Elisa tamén) quero vieiras, así que mira a ver cómo as combinas coas estorroxas...
    Bicos grandes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Masé: O das vieiras é cousa feita. O das esterroxas e o flan é cousa dunha tal Milagros.
      Bicos-

      Eliminar